15.10.05

Vocación: periodista
Para hablar del periodismo a principiantes, el nuevo libro de la coleción compactos bastaría como primera lectura. Los cínicos no sirven para este oficio. Sobre el buen periodismo (Anagrama 2005) establece los principios del oficio periodístico: la cercanía con el pueblo y una auténtica preocupación humana, actitud absolutamente impropia en un cínico.

Su autor, Ryszard Kapuscinski, historiador de formación que importante parte de su vida ha dedicado al ejercicio periodístico en Africa, ha escrito contundente "El tema de mi vida son los pobres". De ahí se explica que los temas africanos en torno a la política y la libertad abarquen parte de su obra que se encuentra no sólo en diarios, sino en libros publicados también en español por la editorial Anagrama.

Los cínicos no siven para este oficio se compone de tres partes: La primera, un registro de una Mesa donde estudiantes italianos aprenden del experto que Vinicio Albanesi llama "verdadero maestro". Como él, María Nadotti participa de la exposición en la que Kapuscinski plantea el reto del periodista en la selección de datos, tarea que involucra la personalidad individual. No obstante, reconoce que un buen reportaje se debe a un trabajo colectivo, donde la colaboración de la gente impide cualquier tipo de cinismo al periodista en su carrera llena de "riesgo y sufrimiento".

Las distintas Africas
Distinta a las versiones de Alberto Moravia, la visión trágica que Kapunscinski tiene sobre Africa es determinada por su intención periodística. Y aunque el autor diferencia la labor del escritor que visita el antiguo continente con intenciones literarias con la suya, reconoce que a él también le ha sido posible encontrarse con la belleza de Africa.

El segundo diálogo de la obra trata precisamente de la situación de la Africa actual, llena de belleza pero inserta en la globalización donde la presencia de China -y ya no la de Europa- va en aumento.

Los relatos periodísticos
La óptica del periodista, testigo de los hechos, permite distinguir los relatos de ficción de los hechos. En la tercera parte del libro, John Berger de ese modo define la tarea de Ryszard, con quien dialoga y a quien define como un gran narrador.

Libro imprescindible para conocer la historia actual de ese continente marginado en los grandes medios de información y la vida, en él, de un excepcional escritor.

2 comentarios:

Roberto Iza Valdes dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Roberto Iza Valdes dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.