17.4.06

La crónica como invento
(Reseña del lunes)

Entre los libros ocupados en las paradojas de la literatura, se encuentra La invención de la crónica (Fondo de Cultura Económica, 2005), de Susana Rotker. Después de su súbita muerte, su compañero de trabajo, Tomás Eloy Martínez, se dedicó al rescate de sus ensayos y talleres periodísticos (que ambos coordinaban) para poner ante ojos críticos una de las tesis principales de su trabajo, y la conciencia de que la crónica es una ruptura con la tradición literaria pero, finalmente, es poética.

El origen del nuevo periodismo
José Martí es protagonista de estos ensayos. La obra periodística del cubano, junto a la prosa de Rubén Darío y Manuel Gutiérrez Nájera, es el argumento con que Rotker explica la génesis de la crónica modernista. Como propuesta intermedia entre la literatura y el periodismo, la crónica destacó por su intento de integrar a la literatura su carácter referencial y temporal (conciencia de actualidad), al narrar los hechos cotidianos para un lector de diarios en busca de información.

El esfuerzo de Martí por la síntesis y el recurso de técnicas propias del campo plástico, permitió el surgimiento de un género nuevo, donde el ser humano moderno cobró un protagonismo casi épico dentro la ciudad moderna.

La argumentación de Rotker subraya el equívoco de que el nuevo periodismo fue una invención de los norteamericanos (Tom Wolfe, Truman Capote y Norman Mailer) del siglo XX, cuando las corresponsalías de Martí en Nueva York, a fines del siglo XIX, aplicaban técnicas novedosas en la realización de una "arqueología del presente cosmopolita".

Las influencias
La oposición entre el periodismo tradicional y la poética, explica Rotker, condujo a la toma de conciencia del carácter "torremarfilista" de la literatura. También preocupado por el mundo interior y la naturaleza, Martí busca dar versiones distintas a la realidad materialista del modernismo asentado en las ciudades industriales. Tras la línea de un lenguaje armonioso y geométrico, el cronista pareció encontrar el modo de retratar la realidad de un modo original.

La crónica expresa el sincretismo modernista. Toda técnica plástica se incluye como parte del retrato narrativo-descriptivo del nuevo periodista: el claroscuro en Gutiérrez Nájera, el impresionismo y expresionismo de Martí o el simbolismo de Rubén Darío. Atentos a no reproducir el costumbrismo del arte en boga y los regionalismos de la pintura ocupada en la imitación de formas.

Como influidos por la transición burguesa industrial, los temas concentran datos de interés urbano: la política internacional, la cultura, los descubrimientos recientes, los grandes acontecimientos; con el deseo de traspasar el lenguaje y las instituciones que lo originaron y de frenar la celeridad del modernismo vacío.

Nueva época
El libro de Susana Rotker conforma uno de los seis títulos de la colección "Nuevo periodismo", en la que se adivina el propósito de rescatar una tradición alternativa a la mecanización de la era de la información. De este modo, La invención de la crónica no sólo deconstruye el nuevo género, sino que trasluce la conciencia social de los inventores de la crónica.

4 comentarios:

nacho dijo...

Está muy interesante esto de Rotker sobre la génesis de la crónica moderna... Voy a buscarlo.

Oye, por cierto, ¿es posible poner en venta en su librería mi libro de cuentos Relatos de ocio?
Si es así, ¿cómo le hago?
saludos. nacho mondaca

V dijo...

Gracias por tu comentario.
¡Claro que tus libros se pueden vender en la librería! Escríbeme a libreria.sorjuana@gmail.com para ponernos de acuerdo.
Saludos.

Anónimo dijo...

Great site lots of usefull infomation here.
»

Ramona Silva dijo...

Lo de Rotker, que ganó el premio Casa de las Américas en 1992, aclara bien el origen de la crónica en América Latina. Pero creo que habría que ir un poco más atrás, a los trabajos periodísticos de Musset, George Sand y Stendhal, a partir de 1830, para encontrar el tipo de crónica periodística breve y ágil, en la que se rechaza la retórica alambicada anterior, se privilegia el detalle descriptivo y se mezcla la ficción con lo referencial.

R. Silva